Una Experiencia Simbólica

De recuperación de la energía femenina y la sanación de la tierra.

Los círculos de mujeres llevan muchos años en marcha, con el propósito firme de recuperar la energía femenina, restaurar la hermandad entre mujeres y ayudar con esto a la sanación y armonía de la humanidad y la madre tierra. El círculo, y especialmente un círculo sagrado, es mucho más que la experiencia de esta generación.


Las pioneras en esto han sido nuestras ancestras mujeres que buscaban espacios naturales para re-unirse, acompañarse y sentir sus bellos dones. Por lo tanto es algo que siempre ha existido y que también fue duramente castigado y ocultado.


Hoy en todo el planeta existe el pulso fuerte de muchas mujeres que sintieron el llamado de sanar sus cuerpos, mentes y alma para abrir sus canales de sabiduría y responder a sus preguntas, ¿qué es ser mujer?, ¿cómo ayudar al planeta tierra? ¿cómo despertar nuestros dones curativos? Y especialmente ¿cómo curar años de patriarcado en esta tierra?

JeanBolen-Headshot-2010

Ha sido Jean Shinoda Bolen quien ha dado marcha a la difusión de su experiencia y trabajo en base a los círculos de mujeres que ella misma gesto. Jean Shinoda Bolen tiene 68 años. Es de familia japonesa y nació y vive en Los Ángeles. Doctora en Medicina, analista junguiana y profesora de Psiquiatría en la Universidad de California, ha sido en su libro “El millonésimo círculo” el anuncio de su propuesta, que formemos círculos de mujeres. Ella nos dice, “Las mujeres pueden cambiar el mundo en las próximas décadas. En un circulo existe la poderosa capacidad de transformar a las mujeres que lo constituyen.”


En mi caso como facilitadora de los círculos de mujeres lo conocí hace ya 10 años y de la mano de grandes Mujeres Medicina Samai y Luz Clara. Cuando entre a ese espacio mágico, úterino sentí que volvía a recordar una poderosa medicina para mi espíritu de mujer.

Vengo de una familia donde la luna, para mi madre y abuela siempre fue admirada por lo tanto estar frente a esto un “círculo de mujeres” donde la Luna, los ritmos, el abrir del corazón, la danza, las palabras sabias… pues me conmovió profundamente, me era familiar de vidas antes de esta, lo recordé hasta en mis huesos, ese re-encuentro para mí fue un RECORDAR que es lo que SIRVE HACER.

Luego de haber vivido desde el 2005 al 2009 muchos círculos de mujeres y con ello muchas lunas, en mi cuerpo-útero, mente y emociones. Sentí el llamado de compartir, y ya llevo desde el 2009 a la fecha facilitando que las mujeres recuerden, y restauren su relación con ellas mismas, con la tierra, con el ritmo cíclico de sus cuerpos y aprovechemos cada ciclo lunar.

En cada círculo se entrega valiosa  y sabia información para sanar, equilibrar nuestra energía femenina. Especialmente nos re-unimos para restaurar la hermandad femenina y comprender nuestra misión como mujeres en este momento actual por el que la humanidad pasa.

Es un espacio donde son todas bienvenidas no hay requisitos, solo sentir el llamado y abrir el corazón…. Un circulo de mujeres es un espejo multifacético en el que cada mujer se ve a sí misma reflejada es una experiencia simbólica de recuperación de energía femenina. En ellos las mujeres puedan hablar y ser escuchadas así también desde allí sanar. Las mujeres en un círculo sanan sus linajes, armonizan y curan sus ciclos hormonales, abren sus corazones, sanan sus cuerpos, liberan su mente, curan sus emociones. Se sincronizan con el gran ciclo de la madre tierra.

Nos unimos el primer día de luna nueva, llena y menguante con todos los círculos de mujeres de este hermoso Planeta Tierra, cruzamos  las fronteras que hemos puesto entre una y otra mujer, restaurando así la hermandad femenina. Nos expresamos en diversas formas que buscan amarnos, aceptarnos, renovarnos, fortalecernos y emprender un crecimiento interior.

circulo
circulos-2
circulo-3
circulo-5
circulos1

Esta es una experiencia sanadora que siembra en nosotras la posibilidad de recibir los mejores regalos de una misma.

En medio de la ciudad las mujeres nos re-unimos guiadas por nuestra intuición, sintiendo que somos parte de algo más y recordando nuestra medicina ancestral y futura.

Según Bolen, cuanto mayor sea el número de círculos, más fácil será que nuevos círculos nazcan: así es como funcionan los campos morfogenéticos. Cada círculo es una regeneración de la forma arquetípica, está inspirado y sustentado por todos los círculos de mujeres que han existido, y él, a su vez, hace una aportación al campo de energía arquetípica que facilitará el camino al círculo siguiente. Los campos morfogenéticos y los arquetipos se comportan como si hubieran conocido una existencia previa e invisible fuera del espacio y del tiempo, resultan instantáneamente accesibles cuando nos alienamos con esa forma, y encuentran expresión en nuestros pensamientos, sentimientos, sueños y acciones.

El centésimo mono alienta la esperanza de que cuando un número decisivo de personas transforme su actitud o su comportamiento, la cultura en su totalidad se transformará. Unos pocos empiezan a hacer aquello que era impensable, y pronto son muchos quienes lo hacen; y cuando un cierto número de individuos cambia, esa nueva conducta forma arte indivisible de cómo somos y de lo que somos como seres humanos.

¿Cuál es su Efecto?

A nivel Físico:
A nivel Físico:

Está científicamente demostrado que cuando dos o más mujeres están juntas en el mismo espacio físico regulan sus ciclos menstruales. “Y, de acuerdo a la medicina tradicional, la mujer se nutre en el proceso de la menstruación cuando se produce en etapas MENGUANTE / NUEVA , para que podamos tener una mayor influencia sobre la Tierra y el Sol eliminando así más y mejor. Y además, cuando varias mujeres están juntas, el organismo desencadena la producción de una hormona llamada OXITOCINA, lo que provoca sentimientos de felicidad y bienestar se. Surge la curación de la menstruación y nos enseña a vivir en ciclos, que la muerte es necesaria, tanto como revivir y vivir plenamente.

A nivel Emocional:
A nivel Emocional:

El círculo es un arquetipo igualitario, trae la noción de pertenencia y el carácter sagrado de la palabra, porque todas estamos a la misma distancia del centro, por lo tanto no hay una jerarquía. Cada palabra se oye. Cada latido del corazón se siente. Estar en el Círculo es una curación de las heridas. Sana sin demora heridas y resentimientos. Espacio abierto en el vientre y el corazón para la renovación y la terminación.

A nivel social:
A nivel social:

Estimula el conocimiento y el compartir. Alienta a las mujeres a tomar y manifestarse en los espacios públicos, teniendo los puntos de vista de la mujer.

A nivel espiritual:
A nivel espiritual:

Es un lugar donde las mujeres pueden dar voz a su esencia, el espíritu femenino se siente libre para expresar, y proporciona información, las conexiones con los arquetipos y la intuición interna.
Mantente atenta a las fases de la luna y claro a las difusiones que haremos para que asistas a este mágico momento entre mujeres.

·Recibeme en tu mail·

Toda la información de las actividades que realizo
y motivadores artículos directo a tu correo.